Español

El uso de éxtasis, heroína, marihuana sintética, alcohol, y cigarrillos disminuyó entre los adolescentes de EE.UU en 2015

ANN ARBOR– El uso de drogas comunes como el alcohol y los cigarrillos alcanzó sus niveles más bajos en décadas, de acuerdo a la última encuesta nacional Monitoring the Future (Estudio Observación del Futuro o Observando el Futuro).

El uso de alcohol y cigarrillos alcanzó sus puntos más bajos desde que comenzó el estudio en 1975 mientras que el uso de otras drogas incluyendo algunas particularmente peligrosas como el éxtasis y Molly, heroína, anfetaminas y marihuana sintética, también mostró un descenso de este año. El consumo de marihuana, sin embargo, se mantuvo. 

Monitoring the Future monitorea las tendencias del uso de sustancias mediante una encuesta a más de 40.000 estudiantes de 8º, 10º y 12º grado cada año, en cerca de 400 escuelas secundarias públicas y privadas a través de los 48 estados contiguos de EE.UU. Ahora en su 41o año, MTF es llevado a cabo por un equipo de profesores investigadores de la Universidad de Michigan y es patrocinado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. 

Alcohol

El uso de alcohol por los adolescentes de continuó su declive a largo plazo en 2015. Los tres grados combinados (8, 10 y 12) mostraron un nuevo descenso en la proporción de estudiantes que informaron cualquier consumo de alcohol en los 12 meses anteriores a la encuesta (prevalencia anual) y también en los 30 días anteriores a la encuesta (prevalencia de 30 días).

En 2015, estas tasas están en 40% y 22%, respectivamente, los niveles más bajos observados desde que comenzó el estudio. Aunque el descenso de un año en estas dos medidas no alcanzó significación estadística, sus caídas a largo plazo fueron significativas. Además, el consumo excesivo de alcohol (cinco o más bebidas seguidas en una o más ocasiones en las dos semanas anteriores) disminuyó significativamente en 2015.

“La tasa pico reciente de la prevalencia anual del consumo de alcohol fue en 1997, al 61 por ciento para los tres grados en total. Desde entonces, ha habido una marcha descendente bastante constante en el consumo de alcohol entre los adolescentes”, dijo el profesor Lloyd Johnston, investigador principal del estudio. “La tasa se ha reducido en alrededor de un tercio, el 40%. Más importante aún, el porcentaje que reporta consumo excesivo de alcohol se ha reducido a la mitad, del 22% al 11 por ciento.”

Los estudiantes reportando consumo excesivo de alcohol:

Algunos estudiantes de 12º grado reportaron haber bebido entre 10 a 15 bebidas alcohólicas seguidas en al menos una ocasión en previas dos semanas- niveles peligrosamente altos de consumo que los investigadores han etiquetado como “binge drinking extremo.”

Desde el año 2005 (el primer año que se midieron), estas tasas han disminuido:

La desaprobación del consumo excesivo de alcohol ha aumentado desde el año 2000 entre adolescentes, pero no registró incrementos en el 2015. La disminución de la disponibilidad puede ser un factor contribuyente en la disminución de consumo.

“En los últimos años, se ha producido un descenso en todo tres grados en la proporción que dice que el alcohol es fácil de conseguir, con la más pronunciada disminución entre los adolescentes más jóvenes “, dijo Johnston. “Esto sugiere que los esfuerzos del Estado, la comunidad y los padres han tenido éxito en reducir el acceso de menores al alcohol.”

Johnston señala, sin embargo, que la mayoría de los estudiantes de los tres grados todavía informan de que pueden obtener alcohol si quieren algunos. 

Cigarrillos

El uso por los adolescentes también llegó a un mínimo histórico para el estudio en el año 2015. Para obtener más información sobre ese hallazgo, consulte

Drogas ilícitas

Varias drogas ilícitas mostraron disminuciones en el uso de este año. Hubo descensos en el uso de MDMA (éxtasis, Molly), heroína, marihuana sintética (“K-2”, “Spice”) y las anfetaminas. Los investigadores dicen que no hubo aumentos estadísticamente significativos para cualquiera de los más de 50 clases y subclases de medicamentos que el estudio sigue. 

MDMA (conocida como éxtasis y, más recientemente, como Molly) ha estado cayendo en uso desde alrededor de 2010. La llegada del término “Molly”, en referencia a una forma fuerte de éxtasis, condujo a su inclusión como un ejemplo en la pregunta sobre éxtasis (MDMA) en las encuestas de 2014 y 2015. Esto dio lugar a un poco más alta prevalencia (en 2014, por ejemplo, 5% por ciento de los estudiantes de 12º grado reportaron el uso de MDMA en los 12 meses anteriores, cuando Molly se incluyó como un ejemplo frente a 3,6% que indica su uso cuando Molly no estaba incluido).

Sin embargo, el uso de MDMA, continuó mostrando una disminución significativa en 2015 entre los estudiantes de 10º y 12º grado, incluso con Molly incluido. La inclusión de Molly en la pregunta sobre el riesgo percibido para el usuario produce un salto considerable en la proporción de estudiantes de 8º y de 10º grado que dicen uso de MDMA es peligroso para el usuario. Reportes de la disponibilidad de éxtasis (MDMA), en concreto, ha ido disminuyendo desde el año pico de uso en 2001, pero no disminuyó mucho en 2015.

La heroína, una de las drogas ilícitas más peligrosas, es de particular importancia. La proporción de estudiantes de secundaria que utilizan la heroína ha ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años, y siguió cayendo algunos en los tres grados en el año 2015.

En los últimos 12 meses el consumo de heroína:

Las mejoras de este año fueron casi en su totalidad reportadas en el consumo con aguja, de los más peligrosa forma de uso. Hubo poco cambio en la prevalencia de tomar heroína sin necesidad de utilizar una aguja. 

Esta disminución en el consumo de heroína no fue acompañado por un aumento en el uso de otros estupefacientes. Uso en el pasado año  estupefacientes distintos de la heroína (reportado sólo para el grado 12) no mostró ningún aumento como la heroína disminuyó. De hecho, la prevalencia anual se redujo de 6,1% a 5,4% en 2015 (no un cambio estadísticamente significativo). El uso de este tipo de medicamentos en realidad ha estado en declive desde 2009, cuando la prevalencia anual llegó a 9,2%.

“Entre los estudiantes de secundaria, al menos, parece que el uso de la heroína y otros narcóticos han ido disminuyendo en paralelo por los últimos cinco o seis años, sin evidencia de cualquier desplazamiento global del uso de un solo uso a otro”, dijo Johnston. “Eso no quiere decir que los usuarios individuales no muestran el desplazamiento, como se ha informado ampliamente en los medios de comunicación”.

La evidencia de un aumento en el consumo de heroína en los últimos años, cubierto en muchos informes de prensa recientes, parece estar impulsado principalmente por personas de mayor edad las edades y no adolescentes.[1] 

Marihuana sintética (“K-2″,”Spice”) tiene componentes químicos sintéticos de marihuana o cannabinoides, se pulveriza sobre el material vegetal triturado, que se fumaba entonces. Se ha vendido sin receta médica en muchos estados, particularmente en gasolineras y tiendas de conveniencia. A menudo ha sido importada desde el extranjero y puede ser muy potente e impredecible tanto en su composición química como en sus efectos, lo que resulta en un número de importante de ingresos a salas de emergencia.

“Los esfuerzos a nivel federal y estatal para cerrar la venta de estas sustancias parecen estar teniendo un efecto “, dijo Johnston.  

Uso cayó por una cantidad estadísticamente significativa en el 2015 para los tres grados combinados. Las proporciones de aquellos que utilizaron cualquier marihuana sintética en los últimos 12 meses se sitúa en un 3, 4 y 5% por ciento en los grados 8, 10 y 12, respectivamente, de forma considerable desde el 4, 9, y 11% observado en 2012. 

“Si bien ha habido un cierto aumento en la proporción de estudiantes usando esta droga tan peligrosa, no parece suficiente para dar cuenta de los considerables descensos en uso, lo que nos lleva a concluir que los esfuerzos para reducir la disponibilidad han tenido éxito hasta cierto punto”, dijo Johnston.

Anfetaminas

El consumo de anfetaminas mostró cierta disminución en 2015. La disminución de la prevalencia anual para los tres grados combinados del 6,6% a 6,2% no alcanzó significación estadística. Pero la disminución de la prevalencia de los pasados 30 días desde el 3,2 al 2,7% lo hizo, lo que sugiere que el descenso es bastante reciente. Informó disponibilidad de anfetaminas ha estado en declive en los tres grados de algunos años. 

Uso indebido de medicinas y narcóticos

El uso indebido se mide con un índice que incluye el uso de narcóticos, sedantes, tranquilizantes y / o anfetaminas sin supervisión médica (sólo informe de 12º grado en el uso de todos estos medicamentos).

Pero el uso indebido de cualquier medicamento con receta entre los estudiantes de 12º grado ha mostrado una disminución gradual desde 2005, cuando la prevalencia anual fue de 17%, incluyendo un nuevo descenso no significativo en 2015 del 14 al 13%.

El uso indebido de medicamentos recetados ha sido de gran preocupación para la salud pública en los últimos años porque la mayoría de estos fármacos mostraron un aumento sustancial en el uso en la década de 1990, que luego continuó en la primera década de la década de 2000, cuando muchas de las drogas ilegales ya habían comenzado a disminuir.

Otras Drogas. Entre los muchos otros medicamentos cubiertos en el estudio, ninguno mostraron aumentos significativos o disminuciones en el uso de este año. Algunos ya han mostrado descensos apreciables en su uso en el pasado, como “sales de baño”, el LSD, otros alucinógenos, la salvia, el crack, la metanfetamina y los inhalantes.

Las proporciones de estudiantes que dicen que usaron alguna droga ilícita o cualquier droga ilícita distinta de la marihuana no registraron con cambios significativos en los últimos 12 meses (15, 28 y 39% en los grados 8, 10 y 12 en 2015 respectivamente y  de 6, 11 y 15% en 2015 para la segunda clasificación.

La marihuana, la más utilizada de las drogas ilícitas, no mostró ningún cambio significativo en la prevalencia anual de este año en cualquiera de los tres grados, ni en los tres grados combinados. Después de subir durante varios años, la prevalencia anual de la marihuana se ha más o menos estabilizado aproximadamente desde el

2010.

Este año, los estudiantes reportando uso usado marihuana al menos una vez en los 12 meses anteriores constituyeron el 12, 25 y 35% de los estudiantes de los grados 8, 10 y 12 respectivamente. De mayor importancia, tal vez, es su consumo diario o casi diario de marihuana (definido como fumar marihuana en 20 o más ocasiones en los últimos 30 días). Estas tasas se sitúan en un 1,1, 3 y 6% para los grados 8, 10, 12 respectivamente.

En otras palabras, uno de cada 16 o 17 estudiantes de secundaria está fumando marihuana a diario o casi a diario. Estas tasas han cambiado poco desde 2010, pero son entre tres a seis veces más altas desde su punto más bajo en el año 1991.

 

“La proporción de nuestros jóvenes fumando marihuana sigue siendo con frecuencia un motivo de preocupación”, dijo Johnston. [2], [3]

Él señala que el porcentaje de estudiantes que creen que uso regular de la marihuana conlleva un gran riesgo de daño se ha reducido sustancialmente desde alrededor de 2005, y todavía está en declive. En los últimos 10 años, el porcentaje de ver un gran riesgo en el uso regular de la marihuana ha caído entre los estudiantes de 8º grado del 74 al 58%, entre los estudiantes de 10º grado del 66 al 43% y entre los estudiantes de 12º grado del 58 al 32%.

 

“El riesgo percibido es generalmente un elemento de disuasión de usar y está claro que este elemento de disuasión se ha debilitado considerablemente”, dijo Johnston. “En suma, hay un montón de buenas noticias en los resultados de este año, pero los problemas de consumo de sustancias en adolescentes y el abuso están aún muy lejos de irse.

“Vemos un patrón cíclico en los más de 40 años de observaciones que hemos hecho con este estudio. Cuando las cosas han mejorado mucho es cuando es más probable que dejemos de prestar atención al uso indebido de drogas, como ocurrió en la década de 1990, y no logramos disuadir a la generación entrante de jóvenes de usar drogas, incluyendo las muchas nuevas drogas que inevitablemente aparecen”.

Tablas y figuras (ENG)

Monitoring the Future

# # # # #

#####

“Monitoring the Future” ha sido financiado por una serie de becas de investigación competitivas iniciadas del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, uno de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por sus siglas en inglés). Los investigadores principales, además de Lloyd Johnston, son Patrick O’Malley, Jerald Bachman, John Schulenberg, y Richard Miech–todos profesores investigadores del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.

Las encuestas de muestras representativas a nivel nacional de los estudiantes de secundaria estadounidenses se iniciaron en 1975, por lo que la clase de 2015 de la dicha clase 41a encuesta. Encuestas de estudiantes de 8º y de 10º grado se agregaron al diseño en 1991, haciendo este el 24to informe incluyendo estos datos. La muestra del 2015 incluye a 44.892  estudiantes ubicados en 382 escuelas secundarias. Las muestras se toman por separado en cada grado para ser representativa de alumnos de ese grado en escuelas secundarias públicas y privadas de todo Estados Unidos.

Los resultados resumidos aquí se publicarán en enero en un próximo volumen  Johnston, L.D., O’Malley, P.M., Miech, R.A., Bachman, J.G., y Schulenberg, J.E. “Monitoring the Future national results on adolescent drug use: Overview of key findings, 2015”  Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan. El contenido presentado aquí es de la exclusiva responsabilidad de sus autores y no representa necesariamente las opiniones oficiales del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas o los Institutos Nacionales de Salud.


 

[1] Véase [ENG] Lipari, R.N. & Hughes, A. (2015). The NSDUH Report: Trends in heroin use in the United States: 2002-2013. The CBHSQ Report: April 23, 2015. SAMSHA, Rockville, Md.  Accessed December 7, 2015 at www.samhsa.gov/data/sites/default/files/report_1943/ShortReport-1943.html 

[2] Para una revisión de los efectos adversos de la marihuana, según el Instituto Nacional de Abuso de Drogas, véa [ENG]: www.drugabuse.gov/publications/drugfacts/marijuana

[3] Vea también [ENG]: Volkow, ND, Baler, RD, Compton, WM, y Weiss, SR (2014). Efectos adversos para la salud del uso demarihuana.New England Journal of Medicine, 370, 2.219 hasta 2.227.