Español

Pacientes sin permiso pagado por enfermedad tienen mayor carga financiera negativa después de tratamiento

ANN ARBOR, Mich.– Los pacientes de cáncer que no tienen licencia de enfermedad pagada -conocida en algunos países como licencia médica- durante su tratamiento son más propensos a reportar una mayor carga financiera, incluyendo dificultades pagando las tarjetas de crédito, pidiendo préstamos y reducciones en sus gastos en comida y ropa, de acuerdo a un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association.

En una encuesta realizada a más de 1.300 pacientes con estadio 3 cáncer colorrectal, investigadores de Universidad de Michigan encontraron que sólo el 55% estaban empleados en el momento del diagnóstico conservaron sus puestos de trabajo después del tratamiento. En comparación los pacientes que tenían licencia pagada por enfermedad tenían el doble de probabilidades de conservar sus puestos de trabajo.

“La licencia por enfermedad pagada puede realmente apoyar a los estadounidenses que tienen cáncer u otros problemas a medida que hacen su tratamiento”, dice la autora del estudio Christine Veenstra, MD, MSHP, profesora clínica en medicina interna en la Facultad de Medicina de la U-M.. “Puede ayudar a los pacientes conservan sus empleos y aliviar la carga financiera asociada con el tratamiento del cáncer.”

Después de ajustar por factores como ingresos, educación y seguro de salud, el 59% de los pacientes con licencia por enfermedad pagada conservaron sus puestos de trabajo, mientras que sólo el 33% de los que no tienen licencia por enfermedad pagada lo hizo.

“La licencia por enfermedad pagada permite a los pacientes a tomar el tiempo necesario para el tratamiento del cáncer, pero aún seguir recibiendo un sueldo”, dice Veenstra, que es miembro del Instituto de Políticas de Salud e Innovación de la U-M.

Veenstra dijo que ese tiempo no es sólo es usado para las citas sino que los pacientes pueden necesitar tiempo adicional después de la cirugía, o pueden encontrar que están demasiado enfermos para trabajar durante la quimioterapia.

Alrededor del 40% de los trabajadores estadounidenses no tienen licencia pagada por enfermedad. No es obligatorio según la Ley de Cuidado de Salud Asequible o la Ley de Licencia Familiar y Médica. 

“La licencia por enfermedad pagada puede realmente apoyar a los estadounidenses que tienen cáncer u otros problemas a medida que pasan a través de su tratamiento de trabajo”, afirma Veenstra. “Puede ayudar a los pacientes conservar sus empleos y aliviar la carga financiera asociada con el tratamiento del cáncer.”

Autores adicionales: Scott E. Regenbogen, MD, MPH; Sarah T. Hawley, Ph.D., M.P.H .; Paul Abrahamse, M.A .; Mousumi Banerjee, Ph.D .; Arden M. Morris, M. D., M.P.H.

Financiación: Sociedad Americana del Cáncer

Divulgación: Ninguno

Referencia: Revista de la Asociación Médica Americana, vol. 314, No. 24, 22 de diciembre 2015