Español

Colaboración explora exposición al plomo en México

Por  Leslie Stainton

MEXICO CITY– Dentro de un pequeño edificio de estuco detrás de Hospital ABC de la Ciudad de México, un equipo de científicos de salud pública de México y los EE.UU. están aprendiendo sobre los efectos de la exposición al plomo y otras sustancias tóxicas en la salud humana a través del curso de la vida.

Karen Peterson de la Escuela de Salud Pública de la U-M, doctor Eduardo San Esteban del Hospital ABC y Martha Tellez Rojo del Instituto Nacional de Salud Pública de México.

Su trabajo, que se ha llevado a cabo por más de 20 años, puede tener implicaciones para las personas en todo el mundo, incluyendo a los residentes de Flint, Michigan, después de que se descubriera que residentes de la ciudad estuvieron expuestos a altos niveles de plomo en el agua.

Una colaboración de investigación del Hospital ABC, la Escuela de Salud Pública de U-M, el Instituto Nacional de Salud Pública de México, y el Instituto Nacional de Perinatología de México, los investigadores del estudio ELEMENTO están examinando el impacto de la exposición a las sustancias tóxicas desde la infancia. Algunos participantes en el estudio que han sido parte del estudio desde antes de nacer son ahora adolescentes.

Luisa Fernanda Fragoso Cornejo y Emily Gutierrez Yañez han participado en el estudio Elemento desde su infancia.

Los resultados del estudio sugieren que el plomo se almacena en los huesos y afecta a la salud en los momentos clave en el curso de vida, como el embarazo, la infancia y la adolescencia. Karen Peterson de la Escuela de Salud Pública de la U-M y Martha Téllez Rojo del Instituto Nacional de Salud Pública de México dicen que los resultados del estudio también indican que la exposición al plomo afecta la cognición y la atención más adelante en la vida. Y la exposición al plomo durante el embarazo afecta el peso al nacer, el crecimiento durante toda la vida, la cognición y aumenta el riesgo de síndrome metabólico.

Apoyo financiero para el estudio ELEMENTO proviene de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, la Agencia de Protección del Medio Ambiente, el Instituto Nacional de Salud Pública de México, y el Hospital ABC.