Español

Plan de Obama de cerrar Guantánamo tiene obstáculos legales y políticos que superar, dicen expertos U-M

Profesora Silvia Pedraza discute política de Trump con Cuba

Hoy, el Presidente Barack Obama anunció que planea cerrar la prisión de Guantánamo, que ha estado en su agenda desde que asumió el cargo.

Mel Levitsky, profesor de la política y la práctica internacional en la Escuela Ford de Política Pública, conversó con Universidad de Michigan del anuncio. Levitsky es un embajador en retiro que sigue de cerca la política en América Latina.

“En primer lugar, el Decreto del Presidente no significa que los EE.UU. va a cerrar la base naval de Guantánamo, sino sólo el campo de detención situado en el interior de la base. El Presidente puede hacer esto por su cuenta y autoridad. La pregunta es ¿qué ocurre con los 91 presos acusados de terrorismo en el campamento?. Ambas cámaras del Congreso se opondrán a cualquier transferencia dentro del territorio de los Estados Unidos. Es posible que el presidente Obama podría ordenar que los trasladen a una prisión federal de máxima seguridad como Florencia, Colorado o Marion, Illinois, pero el Congreso tiene la habilidad, y presumiblemente la utilizará, para restringir el financiamiento para hacerlo. Otra cuestión importante es que si los prisioneros restantes (después de 30 más o menos que serán transferidos a países que han acordado recibirlos) serán tratado en tribunales civiles o en comisiones militares. Claramente, el cierre del campo de prisioneros en Guantánamo tiene una serie de obstáculos legales y políticos que superar antes de que el plan del Presidente se pueda llevar a cabo”.

Levitsky está disponible para entrevista de los medios (inglés) 734-615-4262, levitsky@umich.edu

Michael Traugott, profesor emérito de estudios comunicacionales y estudios políticos y profesor adjunto en el Centro de Estudios Políticos.

“El Presidente Obama ha propuesto una solución razonable y de bajo costo para secuestrar a los ahora detenidos en Guantánamo. Su sugerencia de llevarlos a una instalación de alta seguridad en los Estados Unidos sería una alternativa segura que no pondría en peligro la seguridad de los ciudadanos norteamericanos”.

Contacto (inglés): 734-763-4702. Este correo está siendo protegido contra spambots. Necesita tener JavaScript para poder verlo.