Español

Corazón latiente: Universidad de Michigan prueba nueva tecnología en trasplantes

Nueva tecnología de transporte de corazones podría incrementar tiempo, distancias que los órganos pueden recorrer antes de trasplantes.

ANN ARBOR, Mich.– Investigadores de la Universidad de Michigan está probando un nuevo sistema de alta tecnología que permitiría mantener un corazón latiendo mientras es transportado al receptor de una donación.

El sistema TransMedics Organ Care (OCS) es una caja de alta tecnología que circula la sangre del donador al corazón para que continúe latiendo durante el transporte, manteniendo al corazón cálido y bombeando, incluso antes de que los médicos lo trasplanten.

Hasta hoy, y a pesar de los avances en los trasplantes de órganos, un corazón es almacenado en hielo en una hielera al ser transportado de un hospital a otro. Si después de cuatro horas no se ha realizado el trasplante, el corazón será desechado.

“Con este método de trasplante, los corazones se mantienen latiendo, lo que permite a los órganos destinados al trasplante viajar distancias más largas y aumentando las oportunidades para que nuestros pacientes para reciban los órganos que desesperadamente necesitan”, dice el investigador principal del estudio doctor Francis Pagani, un cirujano cardíaco del Centro Cardiovascular Frankel del Sistema de Salud U-M.

“El método tiene el potencial de transformar la forma de hacer el trasplante de corazón en este país.”

En su mayoría, pruebas como esta se han hecho en Europa. En los Estados Unidos, Universidad de Michigan es uno de los 12 centros participantes en el ensayo clínico EXPAND que pondrá a prueba si el sistema es tan eficaz como el método actual de almacenar el corazón en hielo. En EE.UU hay unas 4.000 personas esperando un corazón nuevo.

Los equipos de trasplante y recuperación de órganos de la U-M se están preparando para el primer caso de Michigan, practicando el transporte del dispositivo en helicópteros y pequeños aviones de la U-M que son utilizados para transportar rápidamente los órganos a los pacientes que lo necesitan.

Usando OCS, muchos más corazones podrían ser trasplantados debido al tiempo prolongado que serían viables fuera del cuerpo, en comparación con las cuatro horas actuales. Los corazones también podrían recorrer distancias más largas, permitiendo aumentar los potenciales beneficiarios de donaciones.

Más información sobre el estudio: http://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT02323321