Español

Restos muestran que seres humanos se establecieron en el sudeste de los EE.UU mucho antes de lo pensado

Investigadores buscan restos arquelógicos sumergidos.

ANN ARBOR– Herramientas de piedra recientemente descubiertas en un río de la Florida muestran que los seres humanos se establecieron en el sudeste de los Estados Unidos mucho antes de lo que se creía, tal vez unos 1.500 años antes, de acuerdo a un grupo de investigadores.

El equipo fue liderado por Michael Waters de la Universidad de Texas A & M University y Jessi Halligan, de la Universidad Estatal de Florida. También participaron en el estudio Daniel Fisher, director del Museo de Paleontología y profesor en el Departamento de Ciencias Terrestres y ambientales de la Universidad de Michigan y científicos de la Universidad de Minnesota, Universidad de Texas, Universidad de Arizona, Laboratorios de Investigación de Stafford en Colorado, Aucilla Instituto de Investigación en la Florida, y las universidades de Exeter y Cambridge en el Reino Unido.

Los investigadores excavaron el sitio Page-Ladson cerca de Tallahassee, un sitio arqueológico que se encuentra a 26 pies bajo el agua en un sumidero en el río Aucilla. Fue nombrado Page-Ladson después de amigos de Page, un ex buceador Navy Seal quién mostró el lugar por primera vez a arqueólogos, y la familia Ladson, dueños de la propiedad.

James Dunbar y David Webb hicieron investigaciones en el sitio entre 1987-97. Pero sus hallazgos originales, que incluían ocho herramientas de piedra y un colmillo de mastodonte con evidentes señales de corte, fueron descartados.

Fisher, de la U-M, re-examinó el colmillo y concluyó que la interpretación original es correcta: las ranuras profundas y paralelas en la superficie del colmillo son marcas hechas por los seres humanos utilizando herramientas de piedra para extraer el colmillo del hueso.

“Estas ranuras son claramente el resultado de actividad humana y, junto con las nueva datación de radiocarbono, indican que los humanos estaban procesando una carcasa de mastodonte en lo que es ahora el sureste de Estados Unidos mucho antes de lo que es generalmente aceptado”, dijo Fisher,

“Además, nuestro trabajo proporciona una fuerte evidencia de que los cazadores humanos tempranos no cazaron a los mastodontes hasta la extinción tan pronto como los partidarios de la llamada hipótesis de la ‘guerra relámpago’ han argumentado,” dijo Fisher. “En cambio, la evidencia de este sitio muestra que los humanos y megafauna coexistieron durante al menos 2.000 años.”

Trabajando en aguas con visibilidad cercana a cero en el turbio río Aucilla entre el 2012-2014, el equipo dirigido por Waters y Halligan extrajeron herramientas de piedra y huesos de animales extintos. Las herramientas de piedra incluyen un bifaz, un cuchillo utilizado para el corte y despiece de carne animal.

En total, 71 dataciones de radiocarbono del lugar no dejan ninguna duda de que los artefactos datan de hace unos 14.550 años. Se cree que los cazadores Clovis -una vez considerados los primeros habitantes de las Américas- se establecieron en varios sitios hace unos 13.000 años.

“Los nuevos descubrimientos en  Page-Ladson demuestran que las personas que vivían en la zona de la Costa del Golfo mucho antes de lo que se creía”, dijo Waters, director del Centro de Texas A & M para el Estudio de los Primeros Americanos.

“Las herramientas de piedra y restos de fauna en el lugar muestran que hace 14.550 años, la gente sabía cómo encontrar animales, agua dulce y material para la fabricación de herramientas. Estas personas estaban bien adaptadas a este entorno,” dijo, añadiendo que el sitio claramente precede a los Clovis siendo demostrado “con artefactos inequívocos, estratigrafía clara y exhaustiva datación”.

Al reexaminar el colmillo de mastodonte, Fisher reveló más de una docena de ranuras lineales paralelos profundos, en el extremo del colmillo que une al cráneo. Las ranuras son perpendiculares al eje largo del colmillo. La mayoría son de 6 a 8 centímetros de largo y 1,5 milímetros de profundidad o menos.

El colmillo puede haber sido eliminado para ganar acceso al tejido comestible en su base, dijo Fisher.

“Cada colmillo de este tamaño habría tenido más de 15 libras de tejido suave, nutritivo en su cavidad pulpar, y que sin duda habría sido de valor”, dijo.

Otra posible razón para extraer un colmillo es que los seres humanos antiguos que vivían en esta misma zona usaban marfil para fabricar armas, dijo Fisher.

Las raíces de colmillos, como todas las raíces de los dientes de mamíferos, son sujetados por un sistema de fibras llamado ligamento periodontal.

Pareciera que las personas trataban de cortar este tejido cuando cortaron la pared lateral de la cavidad colmillo, dejando el conjunto de ranuras transversales, dijo Fisher.

Fisher ha excavado mamuts y mastodontes en América del Norte y Siberia y tiene experiencia personal con los aspectos prácticos de la extracción de un colmillo. Una vez extrajo un colmillo de un mamut lanudo juvenil conservado en el permafrost de Siberia.

Ese cadáver estaba en una condición similar a un animal recién muerto, dijo. Debido a que necesitaba evitar daños innecesarios a la muestra, y debido a que tuvo que improvisar métodos y herramientas para hacer el trabajo, le tomó alrededor de ocho horas.

“En comparación con los antiguos cazadores, yo era un novato”, dijo Fisher. “Pero hacía tiempo que sabía que lo más importante era interrumpir las fibras del ligamento que sujetan al colmillo en su lugar.”

Los cazadores de Clovis se originaron al sur de las grandes capas de hielo que cubrían Canadá en ese momento y son los descendientes directos de las primeras personas que llegaron al Nuevo Mundo hace unos 15.000 años.

“Este es un gran problema”, dijo Halligan de la Universidad Estatal de Florida de los descubrimientos. “Había gente aquí. Entonces, ¿cómo vivían? Esto ha abierto una nueva línea de investigación para nosotros como científicos ya que tratamos de entender la colonización de América.”

Waters dijo que Page-Ladson ha cambiado drásticamente desde que fue ocupado por primera vez hace 14.550 años. Milenios de deposición asociada con el aumento de los niveles freáticos atados a la subida del nivel del mar dejó el sitio enterrado bajo 15 pies de sedimento y sumergidos.

“Page-Ladson añade significativamente a nuestro conocimiento cada vez mayor de que las personas estaban explorando y asentándose en las Américas entre hace 14.000 y 15.000 años”, dijo Waters. “La evidencia arqueológica de otros sitios que datan de este período de tiempo nos muestra que las personas también se han adaptado a vivir en Texas, Washington, Oregón, Pensilvania, Wisconsin y América del Sur. Es evidente que las personas estaban por todo el continente americano antes de lo que pensamos.”

Además, la evidencia de la Page-Ladson y otros sitios muestran que las personas coexistieron con y cazaron a los grandes mamíferos, como el mamut y mastodonte, antes de que se extinguieran, dijo.

El trabajo por el estudiante graduado de Texas A & M Angelina Perrotti sobre el hongo de estiércol Sporormiella muestra que la extinción de la megafauna se produjo hace alrededor de 12.600 años en el sitio Page-Ladson, lo que se produzco simultáneamente con otras regiones de América del Norte, dijo Waters.

El proyecto fue financiado principalmente por el programa de investigación arqueológica North Star Archaeological Research de la Universidad de Texas A&M, la fundación Elfrieda Frank Foundation y la sociedad National Geographic Society.

Un informe sobre los resultados del equipo está programado para su publicación en Internet el 13 de mayo en la revista Science Advances.

Para más información acerca de los avances y descubrimientos en tecnología, medicina, arte y humanidades en la Universidad de Michigan, visite nuestro portal espanol.umich.edu o encuéntrenos en Facebook o Twitter bajo @UMichES.