Español

Derrota en inmigración y triunfo parcial en acción afirmativa: Lo que trajeron los fallos de la Corte Suprema

ANN ARBOR– La Corte Suprema de Estados Unidos confirmó el jueves que la Universidad de Texas puede usar la raza como un factor en su proceso de admisión, pero tras un voto 4-4, las órdenes ejecutivas del presidente Obama respecto a la inmigración y los programas DACA/DAPA permanecerán bloqueados.

“El anuncio de hoy de la Corte Suprema abre la puerta para la separación forzada de madres y niños, padres y niños, y padres y madres. Esta decisión tendrá consecuencias sociales radicales, como la devastación de familias a causa de deportaciones,” afirmó Sherrie Kossoudji, profesora asociada de trabajo social y economía en la Universidad de Michigan. Ella ha escrito numerosos artículos sobre la situación jurídica de los trabajadores inmigrantes en los EE.UU. y los incentivos para cruzar la frontera ilegalmente.

Jason De León, un profesor asistente de antropología que por años ha estudiado la migración de México a Estados Unidos en el borde cerca del desierto de Sonora, añadió que la decisión constituye “un revés de los pequeños pasos que Obama ha tomado hacia una reforma de inmigración racional y pone de relieve la negativa de los republicanos actuales para entretener medidas que reflejan algunas de las esgrimidas por la administración Reagan a mediados de la década de 1980 para hacer frente a este problema recurrente.

“Por otra parte, se trata de un retroceso en términos de construcción de confianza política en la comunidad latina en los Estados Unidos y es un fracaso más de la derecha de reconocer que la inmigración es un tema clave que, en el largo plazo, no puede ser tratado eficazmente con el uso de retórica xenófoba o bloqueos simplistas de índole legal o física”.

Richard Primus, un experto en derecho, historia y teoría de la Constitución de Estados Unidos es el ex secretario de la jueza Ruth Bader Ginsburg de la Corte Suprema y comentó el fallo 4-3 respecto a la acción afirmativa del caso Fisher v. Universidad de Texas en Austin.

“Fisher es el triunfo de la perspectiva de la jueza Ginsburg sobre la acción afirmativa”, dijo. “La toma de decisiones conscientes de la raza es ahora claramente aceptable.”

Pero Richard Friedman, profesor de derecho en la Universidad de Michigan, un experto en evidencia e historia del Tribunal Supremo de Estados Unidos, dijo que hay que ver la decisión con cuidado.

“La opinión del juez Kennedy por una escasa mayoría de una Corte de siete miembros, parece diseñada para resolver este litigio particular, el cual tiene una historia única, y decidir lo menos posible”, dijo. “Incluso la Universidad de Texas no puede estar segura de que su programa sobrevivirá otro desafío en varios años.”

“Quizás uno de los aspectos más notables de la opinión es que el juez Kennedy adopta (la idea) de los beneficios de los procesos de admisión integrales que tienen en cuenta la raza y sugiere que planes como el ‘10% de Texas’ son constitucionalmente vulnerables.”

Silvia Pedraza, profesora de sociología y cultura estadounidense en la universidad, dijo que al parecer las decisiones están siendo tomadas por un sólo juez.

“Al igual que en anteriores decisiones del Tribunal Supremo de este año, las recientes decisiones sobre la acción afirmativa (con 7 jueces) y en plan de inmigración de Obama (con 8 jueces) demuestran que los problemas están siendo resueltos por un juez – Anthony Kennedy – porque él es el único que es impredecible y que a veces vota con los conservadores y, a veces con los liberales. Mientras que el caso de acción afirmativa estaba claramente decidido por 4 a 3, la decisión 4 a 4 en las acciones ejecutivas de Obama sobre la inmigración (DACA y DAPA) no es concluyente y probablemente tendrá que ser visitado nuevamente cuando (y si es que) se nombra a un nuevo Justicia para reemplazar Antonin Scalia.”

“Mientras tanto, las consecuencias son muchas. Una de ellas es que nuestro sistema de inmigración continuará estando roto. Dos, la vida de muchos latinos indocumentados que trabajan duro seguirá siendo afectada por el temor a ser deportados y a vivir con familias divididas. Tres, las perspectivas de empleo de muchos estadounidenses – de todas las razas – seguirán siendo dañadas por la presencia de una mano de obra más barata y más vulnerable. Por último, se truncan las justas aspiraciones de los jóvenes latinos indocumentados que crecieron en Estados Unidos para una buena educación universitaria.

“Esperamos que el Presidente y el Congreso puedan designar un nuevo juez de inmediato para que nuestra nación no tenga que seguir sufriendo estas graves consecuencias.”