Español

¡Horror! Las reacciones a películas de terror perduran por años

El efecto de películas de terror que en puede durar años.

ANN ARBOR– Un programa de televisión o película de horror puede causar terror a las personas hasta años más tarde, y los avances en tecnología digital, y acceso a  servicios de video streaming como Netflix y Hulu, incrementan las posibilidades de que las personas estén expuestas a los estímulos más aterrorizantes, de acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Michigan.

El estudio hizo un seguimiento a una investigación de 1999 en que los participantes informaron de sus reacciones de susto y “ansiedad residual” durante la edad adulta después de ver películas de terror y programas de televisión con contenido perturbador durante la infancia y adolescencia.

Ese estudio, llevado a cabo por investigadores de la U-M y la Universidad de Wisconsin, también encontró que los jóvenes expuestos a momentos de miedo utilizaron estrategias de comportamiento de supervivencia, tales como cubrirse los ojos o salir de la habitación. Por otro lado, personas más mayores utilizaron estrategias cognitivas, tales como decirse a sí mismos “es sólo una película” o “esto nunca podría suceder en la vida real.”

El estudio actual capturó la evolución del contenido de los medios de comunicación y respuestas de las audiencias que no se abordaron en el estudio de 1999.

Cerca de 220 participantes completaron un cuestionario en línea, en que se les pidió reflexionar sobre experiencias de miedo en la infancia (antes de los 13 años) y luego como un adolescente o adulto. Estas experiencias incluyeron una representación de medios que perturbó o asustó tanto a la persona que el efecto emocional continuó después. Acerca de 165 (93%) tuvo una experiencia de miedo durante la infancia y 128 (72%) tuvieron una como adulto.

Los participantes respondieron a preguntas acerca de la duración de la sensación de miedo, los mecanismos y las fuentes de los contenidos así como formas en que afrontaron los miedos.

La mayoría de los participantes dijeron que durante la infancia, los “monstruos sobrenaturales”, como zombies y extraterrestres, eran los principales culpables en producir miedo, dijo la autora principal del estudio Sarah Erickson, una estudiante de doctorado en el departamento de ciencias de la comunicación de la U-M.

En cuanto a la duración, el 39% dijo que el susto de la infancia perduró hasta años más tarde y afectó los comportamientos normales como dormir y comer. Y muchos sufrieron de ansiedad (58%) o miedo a morir (18%).

Para los adolescentes y adultos, las experiencias aterradoras se asociaron con náuseas, aumento del ritmo cardíaco y el miedo a morir.

Aquellos mayores de 13 años utilizaron respuestas más cognitivas para afrontar sus miedos, según el estudio.

Los investigadores también observaron cómo historias no basadas en ficción, incluyendo documentales y noticias, encajan en las respuestas de miedo. La violencia en los medios de comunicación, incluyendo la cobertura de los ataques al World Trade Center el 11 de septiembre de 2001 y los atentados de 1995 en Oklahoma City contribuyeron a aumentar el miedo a seres humanos perversos en adolescentes y adultos.

“Los adolescentes y adultos son más capaces de usar la lógica y el razonamiento para hacer frente a sus respuestas de miedo, mientras que los niños deben confiar en comportamientos tales como evitar los estímulos atemorizantes o la búsqueda de la comodidad física”, dijo la coautora del estudio Kristen Harrison, profesora de estudios de comunicación y directora del programa de medios de psicología en el Instituto de Investigación Social. Harrison fue co-autora del estudio realizado en 1999.

Sarah Erickson
Kristen Harrison