Español

Ex diplomático discute la renuncia de Michael Flynn

El entonces candidato presidencial Donald Trump durante un discurso en Iowa, en diciembre del. Cortesía de Matt A.J. Johnson

El consejero de seguridad nacional estadounidense, Michael Flynn, renunció esta semana en medio de una creciente preocupación por los vínculos entre el gobierno de Trump y los funcionarios rusos.

Melvyn Levitsky, profesor de política y práctica internacional en la Escuela Gerald Ford de Política Pública de la Universidad de Michigan, discute la renuncia y sus implicaciones para la actual administración. Levitsky pasó 35 años como diplomático estadounidense bajo ocho diferentes administraciones presidenciales y sirvió como oficial encargado de las relaciones bilaterales entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, y como oficial político en la Embajada de los Estados Unidos en Moscú.

P: ¿Qué sabemos hasta ahora acerca de la renuncia?

Levitsky: Aunque no tenemos toda la información, parece claro que el general Flynn discutió las sanciones y muy probablemente indicó al embajador ruso que las sanciones serían levantadas en algún momento. Los rusos -y los soviéticos antes de ellos- siempre han retribuido las expulsiones estadounidenses de su embajada y del personal de la misión de la ONU. Es poco probable que hubieran tomado la decisión de no corresponder a menos que se les diera un firme compromiso de que esa respuesta haría más difícil el levantamiento de las sanciones.

P: ¿Sabemos lo que el presidente y vicepresidente sabían de estas conversaciones?

Levitsky: El hecho de que el presidente supiera por lo menos en general sobre las conversaciones de Flynn y que el vicepresidente no fuera informado es una indicación adicional de una Casa Blanca desorganizada y tal vez dividida que está siendo tironeada en diferentes direcciones por diferentes consejeros del presidente.

Es más que extraño que Flynn, que había encabezado la Agencia de Inteligencia de Defensa, no estuviera consciente -o que tal vez fuera ingenuo- de que el FBI supervisaría las conversaciones telefónicas, el correo electrónico y los intercambios de texto del embajador ruso.

P: ¿Pondrá la renuncia fin a las críticas de que la Casa Blanca está demasiado cerca de Rusia, o dará a los opositores más munición?

Levitsky: Esto es un verdadero lío con un futuro flujo de investigaciones, audiencias en el Congreso, más filtraciones de un personal descontento y la desviación de cualquier esfuerzo para implementar los compromisos del Presidente Trump en el frente de políticas.

P: En Twitter, el Presidente Trump dijo: “El verdadero escándalo aquí es que la información clasificada es dada ilegalmente por “inteligencia” como caramelos”. ¿Es inusual que este tipo de información sea filtrada?

Levitsky: El verdadero escándalo son las conversaciones de Flynn con el embajador ruso y su aparente sentimiento de que tal conversación (que parece haber sido sobre sanciones antes de que el pueblo de Trump asumiera el cargo) no sería supervisada.

Las filtraciones de todo tipo de información han estado ocurriendo en Washington durante años. Es malo y usualmente ilegal, pero son un hecho de la vida. A menudo el consejo es: No ponga nada por escrito que no quiera ver en el Washington Post a la mañana siguiente.

Ciertamente los rusos saben que su conversación abierta y sus comunicaciones están siendo monitoreadas. Lo mismo sucede con los diplomáticos estadounidenses en Moscú. Flynn ciertamente debería saber esto también.