Español

La discriminación contra árabes-americanos afecta más a hombres que a mujeres

ANN ARBOR– Los actos de discriminación contra los árabes-estadounidenses están asociados con el estrés psicológico, con un impacto 4-5 veces mayor para los hombres que para las mujeres, según un estudio de la Universidad de Michigan.

Los resultados -generados a partir de entrevistas realizadas dos años después del ataque contra el World Center- probablemente se ajustan al clima político actual, aseguró la investigadora Shervin Assari, de la Escuela de Salud Pública y del Centro de Investigación sobre Etnicidad, Cultura y Salud de la U-M.

“En ese tiempo, la principal fuente de estrés fue el 9-11 y la culpabilidad sistemática de los musulmanes por esos ataques terroristas, pero ahora, después de varios años, el caso es el mismo y sólo la fuente del estigma ha cambiado”, dijo Assari.

Assari utilizó datos del Estudio Árabe-Americano de Detroit del 2003, que incluía respuestas de 337 varones y 385 mujeres árabes-estadounidenses que vivían en Michigan.

Se les preguntó si habían sufrido insultos verbales o abuso, palabras o gestos amenazadores, ataques físicos, vandalismo o destrucción de bienes, o pérdida de empleo, debido a su raza, origen étnico o religión.

Previas investigaciones en la comunidad afroamericana han demostrado que ser víctima de discriminación es psicológicamente perjudicial para ambos sexos, pero afecta más a los hombres que a las mujeres.

El equipo de Assari también encontró previamente que el estrés tiene un efecto más fuerte en el riesgo futuro de depresión en los hombres en comparación con las mujeres.

“Todo esto sugiere que los hombres no están muy bien equipados para responder al estrés, incluida la discriminación”, dijo Assari.

El impacto probablemente es más profundo en los hombres árabes-americanos porque, de acuerdo con su cultura, asumen roles más dominantes en sus hogares, añadió. Los hombres toman la mayoría de las decisiones familiares, son los principales sostén de la familia y están más involucrados con la sociedad, dijo.

“En los modelos animales, los costos fisiológicos del trauma psicológico y el estrés se muestra más alto en los machos alfa, que están acostumbrados a la clasificación social más alta, pero no están acostumbrados y no esperan convertirse en víctimas de trauma y estrés psicológico” dijo.

Estudio

Shervin Assari