Español

Científicos identifican causa de pérdida auditiva oculta

A menos de seis años desde que la condición fuera descrita por primera vez, un equipo de científicos liderado por un argentino han hecho grandes avances en la comprensión de lo que es la pérdida auditiva oculta y lo que la causa.

Algunas personas pueden pasar una prueba de audición en un laboratorio pero si les hablas en un ambiente ruidoso, tienen dificultad para entender, una condición llamada pérdida auditiva oculta.

A menos de seis años desde que la condición fuera descrita por primera vez, un equipo de científicos liderado por un argentino han hecho grandes avances en la comprensión de lo que es la pérdida auditiva oculta y lo que la causa.

En una investigación publicada en Nature Communications, investigadores de la Universidad de Michigan informan de una nueva causa inesperada de esta neuropatía auditiva, un primer paso para eventualmente identificar tratamientos.

“Si la gente puede tener pérdida auditiva oculta por diferentes razones, tener la capacidad de hacer el diagnóstico correcto de la patogénesis será fundamental”, dice el autor Gabriel Corfas, Ph.D., director del instituto de investigación auditiva Kresge Hearing Research Institute en el Departamento de Otorrinolaringología – Cirugía de Cabeza y Cuello de la Universidad de Michigan.

Corfas y el co-autor del estudio Guoqiang Wan, de la Universidad de Nanjing en China, usaron ratones para descubrir que la interrupción en las células de Schwann que producen la mielina, que aísla los axones neuronales en el oído, conduce a la pérdida auditiva oculta. Esto significa que la pérdida auditiva oculta podría estar detrás de los déficits auditivos observados en trastornos desmielinizantes agudos como el síndrome de Guillain-Barré, que puede ser causado por el virus Zika.

Corfas y Wan utilizaron herramientas genéticas para inducir la pérdida de mielina en el nervio auditivo de ratones, modelando Guillain-Barré. Aunque la mielina se regeneró en pocas semanas, los ratones desarrollaron una pérdida auditiva oculta permanente. Incluso después de la mielina regenerada, el daño a una estructura nerviosa llamada el heminode permaneció.

Cuando el oído está expuesto a ruidos fuertes con el tiempo, las sinapsis que conectan las células ciliadas con las neuronas en el oído interno se pierden. Esta pérdida de sinapsis ha sido demostrada previamente como un mecanismo que conduce a la pérdida auditiva oculta.

En la sala de pruebas de un audiólogo, sólo unas pocas sinapsis son necesarias para recoger los sonidos. Pero en un ambiente ruidoso, el oído debe activar sinapsis específicas. Si no están todas allí, es difícil para el paciente identificar el ruido o las palabras que los rodean. Eso es una pérdida auditiva oculta, dice Corfas.

“La exposición al ruido está aumentando en nuestra sociedad, y los niños se exponen a altos niveles de ruido muy temprano en la vida”, dice Corfas. “Está claro que estar expuesto a altos niveles de sonido podría contribuir al aumento de la pérdida auditiva oculta”.

La recién identificada causa – deficiencia en las células de Schwann – podría ocurrir en personas que ya han tenido exposición a pérdida auditiva debido a ruido excesivo. “Ambas formas de pérdida auditiva oculta, exposición al ruido y pérdida de mielina, pueden ocurrir en el mismo individuo para un efecto aditivo”, dice Corfas.

Anteriormente, el grupo de Corfas logró regenerar sinapsis en ratones con pérdida auditiva oculta, proporcionando un camino para explorar posibles tratamientos.

Mientras continuaba este trabajo, Corfas comenzó a investigar otras células en el oído, lo que llevó a descubrir el nuevo mecanismo.

No hay tratamientos actuales para la pérdida de la audición oculta. Pero a medida que mejora la comprensión de la condición, el objetivo es que la investigación conduzca al desarrollo de fármacos para tratarla.

“Nuestros hallazgos deberían influir en la forma en que la pérdida auditiva oculta se diagnostica y conducir al futuro de los ensayos clínicos en busca de un tratamiento”, dice Corfas. “El primer paso es saber si la pérdida auditiva ocultada de una persona se debe a pérdida de sinapsis o daño a mielina / heminodo”.