Español

Combatiendo la roya del café… ¿con un juego de mesa?

Mateo Verdugo juega Ajedrez Azteca. Foto cortesía de Luis García Barrios.

Juego de mesa ayuda a los productores de café mexicanos a comprender complejas interacciones ecológicas

ANN ARBOR– Un juego de tablero similar a “Los Colonos de Catán” ayudaría a los productores de café mexicanos a pequeña escala comprender las complejas interacciones entre los insectos y hongos que viven en sus plantas — y comprender cómo estas criaturas pueden ayudar a proporcionar un control natural de plagas.

Tallador y pequeño agricultor Pablo Gómez Sánchez creó una versión de lujo del Ajedrez Azteca con modelos de madera. Foto cortesía de Luis García Barrios.

En lugar de los tradicionales ladrillo, trigo, oveja y piedra del popular juego inventado por el alemán Klaus Teuber, el juego Ajedrez Azteca, desarrollado por investigadores de Universidad de Michigan, utiliza piezas que representan hormigas, mariquitas, avispas y moscas que viven en un arbusto de café de sombra. El objetivo del juego de dos jugadores es que cada jugador capture las fichas de insectos del oponente.

La red de insectos y hongos que viven en estas plantas tiene el potencial de ayudar en el control del hongo de la roya del café, que ha devastado las plantaciones de América Latina desde hace varios años, según los ecologistas de la Universidad de Michigan Ivette Perfecto y John Vandermeer, que ayudaron desarrollar el juego de mesa. El juego ayuda a resaltar ese punto.

“La mayoría de estos agricultores prestan poca atención a, o tienen poco conocimiento del comportamiento de los muchos organismos pequeños, discretos que pueden ser clave para el funcionamiento del control autónomo de plagas”, dijo Perfecto, profesora en la Escuela Recursos Naturales y Medio Ambiente de la UM.

“Nuestro objetivo es ayudar a los agricultores a actualizar continuamente sus estrategias de gestión basado en una mejor comprensión de la ecología de sus granjas, y creemos que este juego de mesa nos ayuda a facilitar ese tipo de aprendizaje.”

Perfecto y Vandermeer, profesor en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la UM, han operado parcelas de investigación en una granja de café orgánico en el sur de Chiapas, México, hace más de 20 años.

Dos jóvenes agricultoras de café toman una prueba de las interacciones entre los organismos involucrados en la red ecológica de las hormigas aztecas.

Lea nuestra serie “A la sombra del café” que sigue a Perfecto y Vandermeer en su trabajo en Chiapas, México.

Han investigado ampliamente las interacciones ecológicas básicas de una red de nueve especies que se encuentran en plantas de café en México. Esta red ecológica incluye hormigas aztecas de anidación en árboles, un insecto sésil, mariquitas, avispas y moscas parasitarias.

En 2015, los investigadores de la UM realizaron 14 talleres en Chiapas para más de 100 productores de café a pequeña escala. Los talleres incluyeron conferencias de historia natural y competencias de Ajedrez Azteca, así como cuestionarios para evaluar el valor del juego de mesa llamado así por las hormigas arborícolas.

Las pruebas revelaron un “efecto de juego,” estadísticamente significativo que muestra que los agricultores que participaron en el juego eran más capaces de recordar las interacciones entre las especies que los agricultores que asistieron pero no jugaron.

Los investigadores informan de sus hallazgos en un artículo publicado en línea el 19 de junio en la revista Ecology and Society. El primer autor del artículo es Luís García Barrios de El Colegio de la Frontera Sur de Chiapas.

El tablero de Ajedrez Azteca muestra 39 celdas hexagonales que representan -en una forma altamente estilizada– una planta del café. Varios insectos están representados por fichas que los jugadores mueven de una célula a otra.

En las plantaciones de café de México en el mundo real, las hormigas Azteca protegen a pequeños insectos chupadores de savia llamados cochinillas, que producen una excreción azucarada llamada melaza. Las mariquitas y avispas parásitas tratan de consumir las cochinillas, pero las hormigas les hacen guardia a cambio de sorbos de melaza.

Los participantes en los talleres de 2015 dijeron que estaban sorprendidos y divertidos cuando se enteraron de los complejos comportamientos de los insectos.

“Hay tantos animales pequeños en nuestras fincas de café que preferimos ignorarlos,” dijo un agricultor a los investigadores. “No tenía idea de que había una cadena y cada animal tiene una función y que competían”.

Además, los participantes dijeron que estaban intrigados al saber que algunas de las pequeñas criaturas pueden ayudar a combatir la roya del café. Los agricultores dijeron que habían aprendido que existen acciones viables que pueden tomar para promover este tipo de control natural de plagas, incluyendo tolerar a las hormigas Azteca, retener los árboles que utilizan, reducir el uso de pesticidas que matan a los organismos beneficiosos, y prestando más atención a las pequeñas criaturas y sus comportamientos.

“Usted vino hoy para despertar nuestra creencia de que nuestras fincas de café no han sido 100% perdidas” al hongo de la roya del café, dijo un agricultor. “Tenemos los defensores, las hormigas que están luchando por nosotros. Somos muy groseros con ellas, pero a partir de hoy vamos a darles un poco de libertad. Vamos a no meternos con ellas, basta con que ellas estén allí.”

Niños juegan con la versión de lujo de Ajedrez Azteca. Foto cortesía de Luis García Barrios.

El otro co-autor del artículo es Juana Cruz-Morales de la Universidad Autónoma de Chapingo, Campus Chiapas, México. Los talleres fueron apoyados por una subvención de la NSF / OPUS 1.144.923 a I. Perfecto: Ecología y Complejidad de la finca de café, y por ECOSUR’s subvención especial a L. García: Agricultura Familiar.

Para más información acerca de los avances y descubrimientos en tecnología, medicina, arte y humanidades de la Universidad de Michigan, visita nuestro sitio web espanol.umich.edu o encuentra @UMichES en Twitter o Facebook.