Español

Emisiones globales: Gasolina vs. vehículos eléctricos de batería

Carros en un embotellamiento de tráfico.

ANN ARBOR– Un  nuevo análisis muestra que para que los vehículos a gasolina de alrededor del mundo emitieran menos emisiones que los a batería eléctrica, deberían mantener en promedio un consumo de combustible superior a 51,5 millas por galón (o 4.6 litros por 100 kms) en todo el mundo, según investigadores de la Universidad de Michigan.

Dependiendo de dónde proviene la energía eléctrica de cada país, los investigadores calcularon los rangos de los valores equivalentes de rendimiento de combustible que sería necesario superar para hacer a los vehículos a gasolina comparables con los de batería eléctrica.

Por ejemplo, en los EE.UU. ésta tendría que ser ligeramente superior a 55,4 mpg, pero en Canadá debería ser 169.5 mpg y en Francia 524,6 mpg.

Mapa mundial codificado en colores según los valores equivalentes a MPG (MPGghg) para vehículos a batería eléctrica.

En Latinoamérica, Cuba sólo debería superar los 31.5 mpg o 7.5 L/100kms mientras que Paraguay y Costa Rica deberían sobrepasar las 5,0844 mpg (0,05 L/100kms) y 1,044 (0.2 L/100kms) respectivamente.

El estudio compara las emisiones de gases de efecto invernadero de los vehículo a batería eléctrica (BEV por sus siglas en inglés) frente a un vehículo tradicional a gasolina. Los investigadores de la U-M Michael Sivak y Brandon Schoettle dicen que los valores equivalentes de la economía de combustible para los 143 países examinados varían tremendamente.

“Las razones para llevar a cabo una comparación de este tipo, país por país, es que las emisiones indirectas de los BEV dependen de la mezcla de fuentes de combustibles utilizadas para generar electricidad y los países difieren ampliamente en la combinación de fuente de combustible”, dijo Sivak, profesor de investigación en el Instituto de Investigación del Transporte de la U-M.

Los investigadores utilizan valores equivalentes BEV de millas por galón sobre la base de  emisiones de “pozo-a-ruedas” de diversas fuentes de energía eléctrica calculados por la Unión de Científicos Preocupados y la producción de energía eléctrica específica del país elaborado por la Agencia Internacional de la Energía.

Sivak y Schoettle dicen que los cálculos se realizaron para evaluar las emisiones relativas a la conducción de un BEV en comparación con la conducción de un vehículo con motor de gasolina. Las emisiones asociadas con la fabricación de cada tipo de vehículo no fueron consideradas.

Para los BEVs, el análisis incluyó las emisiones procedentes de la extracción y entrega de materias primas a las plantas de energía eléctrica, las emisiones generadas por el uso de combustible específico en el proceso de producción de electricidad, las pérdidas de electricidad durante la distribución de electricidad y la eficiencia del combustible del vehículo. Para los vehículos de gasolina, el estudio incluyó las emisiones procedentes de la extracción de petróleo crudo, transporte del petróleo, refinamiento, entrega del combustible a un punto de venta y la combustión de la gasolina en el vehículo.

Las cuatro categorías de fuente de combustible para la producción de electricidad analizados en el estudio incluyeron carbón, petróleo, gas natural, energía geotérmica, solar, nuclear, eólica e hidráulica.

En comparación con los valores de economía de combustible equivalente para los BEV en cada país, Sivak y Schoettle encontraron que los vehículos de gasolina tendrían que llegar a: