Español

Cátedra inaugural de Ruth Behar se centra en el hogar, la nostalgia, y el alma global

Ruth Behar en Santa Maria del Monte, 1978

Por Helen Lund. Traducida y adaptada a español por Nardy Baeza Bickel

ANN ARBOR– ¿Qué es el hogar en un mundo global, en donde estamos más conectados que nunca gracias a la tecnología, y donde las definiciones de hogar y nostalgia adquieren formas inesperadas?

Esta es una de las interrogantes que la antropóloga Ruth Behar abordará este jueves durante su cátedra inaugural “Traveling Heavy: Anthropology and the Search for Home.”

En su trabajo como antropóloga, Behar ha abordado el complejo tema del hogar, y de lo que significa en la era de desplazamientos masivos, mientras que ahonda en su historia personal de inmigrante y el papel que desempeña el viaje en su vida.

“Tenemos la capacidad de estar en movimiento y constantemente desplazarnos de manera voluntaria. Creo que ha creado un sentimiento de un alma mundial,” dijo Behar. “A pesar de ser conscientes de que venimos de lugares distintivos, también tenemos la capacidad de adaptarnos a la vida en muchos lugares diferentes.”

Ruth Behar en trabajo de campo en Palma Soriano, Cuba

A medida que el mundo se vuelve más conectado, las personas han sido desplazadas tanto por necesidad como por elección. Las opciones de viaje han aumentado para el ocio, los negocios y la educación, mientras que los desastres naturales y las guerras han creado las crisis de refugiados. El Internet nos conecta con los del otro lado del mundo en cuestión de segundos. Los medios nos traen cobertura de tragedias más lejos de nuestra puerta.

Como una joven antropóloga trabajando en España en un pueblo en el norte llamado Santa María del Monte a finales de los años 70, Behar aprendió las limitaciones de no estar conectados, escribiendo cartas que demoraban mucho tiempo en llegar.

“En el pueblo, no había un teléfono. Era mucho más difícil mantenerse conectados. Hoy en día el pueblo tiene un sitio web y es posible estar en contacto a través de Facebook y WhatsApp.”

Behar dijo que cree que el mayor acceso al mundo ha cambiado como la gente piensa acerca de los viajes y la imaginación.

“Hace cincuenta años, cuando un antropólogo fue a Nueva Guinea o Ghana, que era una cosa bastante inusual. Ahora muchas más personas visitan Nueva Guinea y Ghana y otros lugares que antes se consideraban exóticos y lejanos,” dijo Behar.

Behar cree que su propia inspiración para estudiar antropología la obtuvo cuando, aún una niña y una reciente inmigrante de Cuba viviendo en Nueva York, se lesionó su pierna obligándola a permanecer en cama durante un año. Esta falta de movilidad provocó una pasión por el movimiento y el deseo de aprender sobre la vida de la gente en otros lugares. Este año, Behar publicó el libro “Lucky Broken Girl” inspirado por esta experiencia.

“Puede ser que un año de no ser capaz de ir a ninguna parte, estar atrapada en la cama, que me llenara de un deseo de ser nómada.”

Este deseo de viajar le llevaría a estudiar antropología tiempo completo, una pasión que se mezclaría con su pasión por la escritura creativa, impulsando su escritura etnográfica en direcciones que incorporan visiones poéticas. Después de haber dedicado su vida a actividades antropológicas y de escritura, está contenta de ver el apoyo de sus colegas, quienes la nominaron para la prestigiosa cátedra.

“Me conmovió el saber que mis colegas del Departamento de Antropología apoyaron mi trabajo. Esa fue una sensación estimulante, el ser honrada con una cátedra y saber que mi trabajo le importaba a mis colegas,” dijo Behar.

Behar dice que espera que su trabajo continúe inspirando a sus estudiantes, muchos de los cuales se han convertido en profesores y enseñan cursos centrados en la escritura etnográfica, citando las ideas de sus propios planes de estudio. Aunque el impacto de su enseñanza es evidente, también espera inspirar a los estudiantes dentro y fuera del aula.

“Enseño regularmente un curso sobre Cuba y traigo académicos y artistas de Cuba al campus para que los estudiantes tengan la oportunidad de conocer a los pensadores creativos de la isla.”, Dijo Behar. “Entre mi enseñanza y mi forma de escribir, trato de compartir con los alumnos la posibilidad de diálogo y paz que está en el corazón de la antropología. Guío a pensar como antropólogos y hacerles saber que hay muchas maneras de hacer el trabajo antropológico. La disciplina es tan vasta como la humanidad es enorme y siempre tratando de ser más inclusiva.”

La su cátedra inaugural tendrá lugar el  jueves 7 de diciembre a las 4 en el anfiteatro de Rackham Rackham Graduate School.