Noticias

América Latina, el nuevo epicentro del coronavirus

03/06/2020

ANN ARBOR: América Latina ahora ha sobrepasado a Europa y Estados Unidos en la cantidad de nuevos casos de COVID-19.

Rafael Meza, profesor asociado de epidemiología y salud global en el Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, analiza la preocupante tendencia.

América Latina se ha convertido recientemente en el epicentro del coronavirus. ¿Qué desafíos únicos enfrentan estos países a medida que se propaga el virus?

1) La considerable carga de enfermedades crónicas, que como hemos descubierto aumenta las probabilidades de mortalidad debido a infecciones por SARS-coV2. Algunos países tienen una alta carga de obesidad y diabetes, lo que afectará sus resultados. Además, algunos países tienen sistemas de atención médica limitados, con pocos recursos para realizar pruebas o brindar tratamiento a cientos o miles de casos simultáneamente. La realización de pruebas masivas en algunos países de América Latina simplemente no será posible, lo que afectará la vigilancia y el control.

2) Grandes disparidades socioeconómicas, lo que hará difícil, si no imposible, mantener políticas de distanciamiento social por largos períodos de tiempo.

3) Grandes segmentos de la población trabajan en la economía informal, lo que dificultará la implementación de estrategias a través de empleadores y lugares de trabajo.

Este virus también se presenta al comienzo de la temporada de gripe en muchos países latinoamericanos. ¿Cómo cree que esto impactará la transmisión del virus?

América del Sur está entrando en el invierno, lo que probablemente afectará la dinámica de transmisión de ambas enfermedades. La superposición con la temporada de gripe podría dar lugar a continuos desafíos para el sistema de salud durante un largo período de tiempo. Aprender lo que sucede en el hemisferio sur durante el invierno, incluso en América Latina, será útil para saber qué esperar aquí en otoño e invierno.

La situación es diferente en los trópicos y América Central, que no tienen el patrón estacional típico de influenza y se dirigen hacia la temporada de lluvias. Un desafío es que a medida que llega la temporada de lluvias, las enfermedades transmitidas por vectores, incluido el dengue, tienden a aumentar.

La población en América Latina es, en promedio, mucho más joven que en las naciones desarrolladas. ¿Eso significa que no se verán tan gravemente afectados por COVID-19?

Esta es, o tal vez fue, la expectativa. Desafortunadamente, hemos visto una distribución de muertes por coronavirus a una edad más temprana en América Latina (por ejemplo, en México). Esto podría deberse a la mayor carga de diabetes, obesidad y otras afecciones crónicas, que ocurren en personas más jóvenes en relación a otros países. Nos llevará un tiempo entender exactamente el impacto de la edad en la mortalidad por COVID en estos países, ya que otros factores como las condiciones crónicas, los desafíos socioeconómicos y las limitaciones del sistema de atención de salud contribuirán a los resultados en estos países.

¿Hay alguna característica que ponga a Brasil, Perú y Chile (que lideran en número de muertes en el hemisferio) en mayor riesgo que otros países?

El gobierno de Brasil pareció ignorar el riesgo de COVID al principio. Por lo tanto, podríamos estar viendo las consecuencias de la inacción inicial reflejadas ahora en el número de casos.En este caso, al igual que otros países y entornos que experimentaron grandes brotes, deben reducir la velocidad de transmisión con medidas de distanciamiento social para permitir que los casos graves se solucionen a través del atención de salud.

Hay mucha tensión y desacuerdos entre las autoridades locales, estatales y federal, con un impulso desde arriba para aliviar las restricciones actuales y reabrir la economía. Desafortunadamente, esto está sucediendo cuando Brasil todavía está viendo un aumento en los casos y muertes, y lo que podría resultar en un brote aún mayor. A partir de hoy, Brasil se ha convertido en el número 2 en el total de casos en todo el mundo, y en el número 5 en muertes, sin signos de desaceleración.

Perú y Chile, por el contrario, han sido muy proactivos e implementaron estrategias de contención desde el principio. Entonces, el aumento en el número de casos allí podría reflejar los desafíos que enfrentan todos los países para contener COVID-19, así como los desafíos inherentes a América Latina, que tiene grandes segmentos de la población viviendo día a día y trabajando en una economía informal, y, por lo tanto, no pueden permitirse el lujo de detener sus actividades económicas ni trabajar en trabajos formales que puedan implementar cuarentenas más fácilmente.

¿Cree que el coronavirus incrementará la pobreza en la región?

Al igual que en los EE. UU., si se necesitan intervenciones de distanciamiento social también resultan en la pérdida de empleos y dificultades económicas adicionales, y esto podría exacerbar las desigualdades en la región. Un desafío es que las presiones económicas podrían resultar en niveles más bajos de cumplimiento con las reglas de distanciamiento social en algunos países, aumentando el riesgo de brotes grandes y sostenidos, lo que a su vez generará un estrés adicional en el sistema de salud y la economía.

¿Existen soluciones únicas que pueden necesitar implementarse para detener la propagación de COVID-19 en América Latina?

La respuesta debe ser adecuada para cada entorno. Dados los recursos limitados para las pruebas masivas, se deberán implementar diferentes estrategias para controlar y monitorear la situación. El distanciamiento social será crítico en estos países, pero se hará de una manera que no detenga completamente la economía. La preparación es y será clave en estos países que no tienen el lujo de ampliar rápidamente su capacidad de atención médica para responder a la mayor demanda.

¿Hay otros desafíos que no hemos discutido?

Las tasas de diabetes no diagnosticada, por ejemplo, son más altas que en los Estados Unidos o Europa. Las afecciones respiratorias y las enfermedades cardiovasculares también tienden a no detectarse en las primeras etapas. Por lo tanto, hay un problema en el que no todos los que están en mayor riesgo serán conscientes de que este es el caso.