Juegos brasileños son la inspiración para el juego solar