Tómese su tiempo antes de obligar a su hijo a pedir disculpas