Estudio: Los cánceres de seno agresivos almacenan grandes cantidades de energía, lo cual les permite propagarse