Noticias

Sólo un tercio de padres y madres cumplen todo el tiempo las directivas de los médicos para sus niños

en Inglés

en Portugués

 

 

 

 

Uno de cada diez dice que sigue “solo ocasionalmente” los consejos de los pediatras, y la mayoría no hace caso a las recomendaciones sobre disciplina, sueño, televisión, según una Encuesta Nacional de Salud Infantil de la UM

 

ANN ARBOR, Michigan.— Los pediatras regularmente dan consejo a los padres y medres de los niños durante las visitas de control de salud, pero una nueva encuesta de la Universidad de Michigan encontró que muchos no siguen las sugerencias de los médicos.

Sólo un tercio de los padres y madres (el 31 por ciento), dice que siguen todo el tiempo los consejos de quienes cuidan de la salud de sus hijos, según la Encuesta Nacional de Salud Infantil, más reciente, del Hospital C.S. Mott de Niños de la Universidad de Michigan. El trece por ciento dice que siguen sólo ocasionalmente los consejos del profesional de la salud.

Las madres y los padres en los hogares con ingresos más bajos (menos de 60.000 dólares anuales) fueron dos veces más propensos a decir que siguen sólo ocasionalmente los consejos del médico (17 por ciento), comparados con los padres y madres en hogares con ingresos más altos (8 por ciento). Las madres y los padres negros e hispanos son dos veces más propensos a seguir los consejos del médico sólo ocasionalmente (22 y 18 por ciento, respectivamente) comparados con las madres y padres blancos (9 por ciento).

La mayoría de los parientes (56 por ciento) dijo que siguen los consejos del médico “la mayoría de las veces”.

Se les pidió a las madres y los padres que eligieran las áreas en las cuales son más propensos y menos propensos a seguir el consejo del profesional de la salud. Entre las familias que siguen sólo ocasionalmente el consejo del profesional, los puntos en los que tienen más probabilidades de seguir los consejos son nutrición, la visita al dentista, y el uso de los asientos para niños en el automóvil.

Por contraste estos padres y madres son menos propensos a seguir los consejos sobre la disciplina (40 por ciento), la hora para que los niños se vayan a dormir (18 por ciento), y las horas en que miran televisión (13 por ciento).

“Durante las visitas de control de la salud los proveedores de cuidado de la salud dan a las madres, los padres y otras personas responsables sus consejos para mantener a los niños sanos y protegidos. Esta encuesta indica que muchos de estos parientes no atienden a esos consejos de forma coherente, lo cual pone a los niños en riesgo de problemas de salud duraderos”, dijo Sarah J. Clark, Directora Asociada de la Unidad de Evaluación e Investigación de Salud Infantil (CHEAR por su sigla en inglés) en la Universidad de Michigan, y Directora Asociada de la Encuesta Nacional de Salud Infantil.

Clark dice que muchos de los peligros principales para la salud de los niños están vinculados estrechamente al comportamiento de padres y madres. Por ejemplo se ha vinculado la obesidad infantil con el hecho de que las familias permiten el consumo excesivo de bebidas endulzadas con azúcar y dejan que los niños pasen mucho tiempo mirando la televisión. El síndrome de muerte infantil repentina está vinculado con que se ponga a los bebés a dormir boca abajo.

“Lo que preocupa aún mas es que ciertas poblaciones (las familias más pobres, no blancas) son las que más dan cuenta de que siguen los consejos sólo ocasionalmente. Se sabe que los niños en est4as poblaciones tienen tasas más altas de problemas de salud tales como la obesidad, la muerte infantil repentina y el deterioro de la dentadura”, dijo Clark.

La encuesta también mostró  que la forma en que las madres y los padres califican la calidad de la atención ofrecida  por quienes cuidan de la salud de sus hijos está estrechamente vinculado con el hecho de que sigan los consejos médicos, señaló Matthew M. Davis, director de la Encuesta Nacional de Salud Infantil del Hospital C.S. Mott de Niños.

Entre las familias que calificaron al profesional que cuida la salud de sus niños como “bueno”, “pasable” o “malo”, el 46 por ciento indicó que siguen los consejos del profesional sólo ocasionalmente, añadió Davis que es un pediatra.

“La encuesta indica que padres y madres necesitan pedir aclaraciones si no entienden o no están seguros de lo que dice el profesional o por qué es importante”, dijo Davis. “Los proveedores del cuidado de salud deberían esforzarse por usar un lenguaje claro, por preguntar a las madres y los padres acerca de sus preocupaciones, y por dar ejemplos prácticos de qué es lo que da resultado con los niños a edades diferentes”.