Noticias

Experta de la U-M analiza Trump, aranceles y comercio internacional

02/03/2018

ANN ARBOR- – El presidente de Donald Trump anunció fuertes aranceles a la importación de aluminio y acero el jueves por la noche, causando alarma entre otros países que temen las tarifas podrían conducir a una guerra comercial.

Mientras tanto, 11 países de la cuenca del Pacífico se preparan a firmar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés) en Santiago, Chile. La decisión se produce un año después de Trump se retiró del acuerdo que había sido iniciado por su predecesor. Se espera que Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam firmen el acuerdo.

Por su lado, China está negociando su propio  acuerdo y se espera que firme la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, su sigla en inglés) ) que incluiría a China, Australia, India, Japón, Corea del Sur, Nueva Zelanda, Singapur, Malasia, Vietnam, Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Myanmar, Filipinas y Tailandia.

Marina Whitman es profesora emérita de administración y política pública en la Universidad de Michigan. Ella discutió el anuncio del presidente y el estado de los acuerdos comerciales.

P: El Presidente Trump anunció el jueves que impondrá aranceles a las importaciones de acero y aluminio, y aseguró que las guerras comerciales indicadas son “buenas” y “fácil de ganar”. ¿Qué opina de esto?

Whitman: Las guerras comerciales son un desastre para todos los interesados, como da fe la guerra comercial que se intensificó durante la década de 1930. Fue un equivocado intento de aliviar la depresión generalizada que en su lugar contribuyó a empeorar la situación. Debido que una guerra comercial es una proposición de pérdida para todos los interesados, no sé qué significa “ganar”, y mucho menos “fácil de ganar”. En el caso actual, las tarifas de Trump, si entran en efecto, probablemente subirán los precios de los bienes de consumo que contienen aluminio o acero y, más importante, aumentará los costos para los fabricantes cuyos productos utilizan aluminio y acero, lo cual los hace menos competitivos. En los EE.UU. hay muchas más personas empleadas en las empresas que utilizan aluminio y / o acero en sus productos (por ejemplo, automóviles y camiones, aviones, maquinaria pesada) que aquellos que producen los productos brutos. En cuanto a venganza, otros países son expertos en golpearnos donde nos duele, como en productos agrícolas. Por último, es un paso importante para socavar el estado de derecho internacional comercial que los EE.UU. lideró después de la Segunda Guerra Mundial.

P: ¿Cómo es el TPP-11 diferente del acuerdo respaldado por los EE.UU. durante la era Obama y que Trump anuló el año pasado?

Whitman: En primer lugar, el TPP es en realidad un intento de tener un acuerdo comercial internacional moderno. Aunque se le llama un acuerdo comercial, abarca muchas cosas, por ejemplo, el universo digital, que intenta tener protecciones bastante fuertes para el trabajo y el medio ambiente. Fue diseñado bajo el liderazgo de los Estados Unidos como un acuerdo comercial multilateral para el siglo 21. Después de que los Estados Unidos lo abandonara, obviamente es más pequeño y no tendrá exactamente la misma influencia. Los dos mayores países del mundo (por producto nacional bruto), los Estados Unidos y China, no están en él, pero aún así tendrá un impacto significativo en el comercio entre los 11 países que están firmando. Creo que los EE.UU sufrirá un poco por estar fuera no dentro del acuerdo.

P: Se ha especulado que los EE.UU. eventualmente firmará el TPP. ¿Usted cree que eso es posible?

 Whitman: Eso es muy difícil de decir. Parece un tanto improbable bajo la actual administración, pero nunca se sabe. Por supuesto que es posible. Esto es complicado porque normalmente eran los republicanos que favorecían estos acuerdos comerciales multilaterales y los demócratas quienes se oponían. Ahora las cosas están al revés. Fue el presidente Obama que empujó para el TPP. Y en ese momento los republicanos aún lo apoyan. Pero ahora la mayoría del establishment republicano se ha unido en la posición del presidente de Trump que cree que no hay unirse porque es de alguna manera injusto con los Estados Unidos, lo mismo que de todos los acuerdos comerciales multilaterales.

P: ¿Qué pasa con China y el acuerdo se está creando con varios países?

 Whitman:  China está creando su propio acuerdo comercial multilateral con un buen número de otros países asiáticos, además de Nueva Zelanda. Es un acuerdo mucho más restrictivo. Sólo se aplica al comercio de mercancías,pero que va a tener su propio acuerdo con un gran número de países, aunque algunos de ellos son bastante pequeñas.

Así que tienes a los Estados Unidos, que no forma parte de ninguno de estos acuerdos y mi conjetura es que sufrirá económicamente por ello. Creo que va a sufrir aún más diplomáticamente o en términos de poder blando. El no ser parte del TPP será considerado muy negativamente por los países que se están uniendo, ya que fue Estados Unidos que tomó la iniciativa formar el pacto.

P: ¿Qué opina de las preocupaciones de que el TPP-11 aumentará los precios de los medicamentos en los países en desarrollo? 

Whitman: Originalmente existía la preocupación de que las disposiciones de propiedad intelectual podrían encarecer los medicamentos en los países en desarrollo. Pero bajo presión el acuerdo fue modificado para ser más favorable a los países en desarrollo. El problema está en los detalles.

Archivado En:
, ,